En febrero de 2014 entra en vigor el sistema único de pagos y cobros de la Unión Eurpea, SEPA.

La Zona Única de Pagos en Euros (en inglés, Single Euro Payments Area, SEPA), es un sistema común de medios de pago europeo, que fue concebido por la Directiva de servicios de pago (Directiva 2007/64/CE) y el Reglamento UE 260/2012.

Tiene como objetivo incrementar la eficiencia del sistema de pagos europeo a través de su unificación: SEPA permitirá realizar pagos electrónicos en euros entre cualquier residente en el área, empleando una única cuenta bancaria y un sólo conjunto de instrumentos financieros. Supone un avance importante en la consolidación de un único sistema financiero en el área de la Unión Europea, y también originará un ahorro importante de costes en la circulación de dinero eléctrónico en el ámbito de la Comunidad Europea. También permitirá una mayor vigilancia para detectar movimientos de blanqueo de capitales.