La imposicion de costas en el proceso contencioso administrativo

Desde luego una de las últimas reformas procesales más acertadas ha sido establecer el principio del vencimiento en la imposición de costas en el proceso contencioso administrativo, por  Ley 37/11. Hasta ese momento cada parte pagaba las costas causadas en el proceso, lo que provocaba que se ejerciera de forma abusiva el acceso a la tutela, masificando los juzgados con demandas que solo pretendían, en muchos casos, una dilación en la ejecución de un acto administrativo, y provocando que las administraciones actuaran de forma irreflexiva en muchos casos a la hora de dictar sus resoluciones. Tras la reforma, a la parte que vea desestimadas todas sus pretensiones le serán impuestas las costas de la otra parte. Ello  provoca que los administrados piensen dos veces recurrir resoluciones de la administración, y que ésta, reflexione seriamente los actos que va a dictar. Yo, tras dos años y medio de entrada en vigor de la reforma, valoro muy positivamente su resultado, y desde luego,  constribuye a descongestionar los juzgados de lo contencioso, que sufrían una importante sobrecarga de trabajo. Al final, los ciudadanos tendremos mayor calidad en la prestación de los servicios públicos por las administraciones.